Enrera

¿Cuáles son las fuentes alternativas de financiación?


Como consecuencia de la situación económica actual, las entidades financieras han modificado su forma de actuar con empresas y pequeños empresarios dificultando el acceso de estos a la financiación bancaria, concediéndolo únicamente a los sectores menos expuestos a la crisis y, dentro de estos, las empresas con una estructura financiera más sólida y con una adecuada diversificación de sus mercados y actividades.

Las empresas han incrementado las necesidades operativas de fondos como causa del alargamiento de los plazos de cobro de los clientes, de la acumulación de stocks por la dificultad de vender y de la necesidad de mantener un nivel de actividad mínimo por los recursos productivos y las capacidades disponibles. Este hecho que ha provocado un deterioro de las cuentas de resultados y los balances de las empresas y una utilización superior otras fuentes de financiación como proveedores, acreedores y administraciones públicas.

Ante este panorama, el empresario tiene que realizar un análisis de la empresa para determinar cuál es el camino a seguir para sobrevivir. Como por ejemplo determinar el endeudamiento en relación a otras magnitudes de la empresa, la información a suministrar a las entidades financieras, la decisión de subscribir garantías así como las posibilidades que ofrecen los clientes y proveedores.

newsletter-esp

Debido a la frecuente falta de profesionales competentes y formatos en el área financiera que sufren muchas pequeñas y medianas empresas, no saben qué puntos se tienen que explicar y dejar claros al ir a buscar financiación, hecho que a menudo comporta incomprensión de los productos financieros y la contratación de instrumentos financieros inadecuados.

La financiación bancaria es la más conocida por las pequeñas y medianas empresa. Pero la actual situación de carencia de crédito hace que se tengan que considerar otros tipos de financiación, como por ejemplo la obtención de financiación pública a través de ayudas, financiación a través de sociedades de garantía recíproca y fondos de capital-riesgo o; financiación alternativa en forma de capital como pueden ser los préstamos participativos, las sociedades de capital riesgo, los business angels o bien otros instrumentos alternativos fuera del concepto de operaciones de capital como las cuentas en participación, los empréstitos o el lease-back.

En conclusión, la definición de la estrategia financiera de la empresa tiene que estar soportada en personas con conocimientos especializados que analice las alternativas de financiación y de refinanciación, y que sea capaz de gestionar la implementación de estas estrategias con las entidades financieras.

En Ribes & Asociados ponemos a su disposición nuestros servicios para ayudarlo a mejorar su financiación actual, o para encontrar nuevas formas de financiación alternativas que se ajusten a sus necesidades.

© 2020 Ribes Associats | Avís Legal | Política de Privacitat | Design piqture.