Enrera

¿Por qué la auditoria voluntaria aporta valor añadido a la Pyme?


La auditoría de cuentas, entendida como la verificación de la contabilidad y sus soportes en la entidad, por parte de un experto independiente, para emitir un juicio sobre si los estados financieros presentan fielmente la situación y actividad de la misma, es una idea que empezó a extenderse con fuerza al mundo empresarial y financiero en los años 60 y principios de los 70 del siglo pasado, coincidiendo con el desarrollo en España de las firmas multinacionales de auditoria.

Por este motivo, muchas veces se asocia la auditoría de cuentas a una empresa grande, pero no es cierto, pues a raíz de la reciente modificación de la normativa contable (diciembre de 2016, con efectos 1 de enero de 2016), en la se aumentan los límites de aplicación del Plan General Contable de Pymes (total activo < 4 millones de euros; cifra de negocios < 8 millones de euros; nº medio de trabajadores < 50 trabajadores; debiendo cumplir dos de las tres condiciones durante dos ejercicios consecutivos) podemos encontrarnos que una empresa considerada Pyme a efectos contables deba auditar sus cuentas, principalmente por superar los límites de activo y cifra de negocios. .

Así pues, cuáles son los límites para la realización de auditoria obligatoria? La obligación de auditoria establece unos límites inferiores, estableciéndose la misma cuando la empresa supera dos de las tres condiciones en dos ejercicios consecutivos: total activo > 2,85 millones de euros; cifra de negocios > 5,7 millones de euros; nº medio de trabajadores > 50.

La auditoría de cuentas destaca por su relevancia pública porque afecta tanto a la empresa auditada como a la resta de grupos de interés que mantienen o deciden mantener cualquier tipo de relación de naturaleza económica con la misma, ya que estos podrán disponer de un conocimiento suficiente sobre la calidad de la información económica financiera de la misma.

Es por este motivo que en los casos de una Pyme con expectativas de crecimiento, que aún no superado los límites de auditoria obligatoria, podría ser conveniente la realización de una auditoría voluntaria, al reforzar el papel de la dirección favoreciendo la toma de decisiones más adecuadas al dotarla de una herramienta competitiva que le permita establecer indicadores financieros en condiciones de máxima calidad.

Por tanto, la auditoría de cuentas aporta un valor añadido elevado a las empresas, derivados de unas cuentas confiables, transparentes y de calidad, favoreciendo así el análisis de la información financiera, la corrección de debilidades derivadas del control interno, la introducción de mejoras en los procesos contables y, en definitiva, realizando la calidad de los procesos dentro de la empresa.

A Ribes&Associats estamos especializados en la auditoria de Pymes, a las que aportamos un alto valor añadido gracias a la capacidad de nuestros profesionales de adaptarse a las necesidades reales de la empresa y focalizando el trabajo de auditoría en la detección de los riesgos del negocio y los procesos establecidos por la empresa a los efectos de recomendar mejoras para establecer unas bases sólidas que ayudaran al crecimiento de la entidad.

© 2020 Ribes Associats | Avís Legal | Política de Privacitat | Design piqture.